viernes, 3 de febrero de 2012

Deseo

Estrellas danzantes del cielo,
busco una estrella fugaz
para pedir un deseo
que nadie podría cumplir jamás. 

Con lágrimas en mis mejillas
que caen sin cesar,
como la lluvia que dura un eternidad, 
gota a gota un océano creará. 

Estrellas bailarinas, 
que nunca paran de bailar, 
que se ocultan en el día
y en la noche bailan un vals. 

Aquí de rodillas, no paro de llorar, 
buscando mi deseo ver realidad, 
deseo que muchos han de desear, 
y que ha pocos se les cumplirá. 

Por cada extensión del cielo, 
busco sin cesar una estrella fugaz, 
que mi deseo cumplirá
y mi alma dejará en paz. 

Dónde están estrellas fugaces, 
estrellas que conceden deseos, 
muéstrense ante este mundo una vez más, 
ante quién las llama desde hace tiempo atrás.

Sin esperanza, sin anhelo
hasta que su nombre escuchó susurrar. 
Con esperanza y tristeza, 
tras un sueño ha de estar. 

Y aunque la razón de su deseo se desvanezca, 
continuará con su deseo sin final. 
Aunque su cuerpo ya no se mueva, 
su deseo continuará aún más. 

Hasta aquel día seguirá, 
hasta aquel momento estará, 
cuando aquel deseo sin razones
ya no necesite ser cumplido jamás.

0 comentarios:

Publicar un comentario