lunes, 13 de febrero de 2012

Fantasías

Akabane © Ilustración

Había una vez una pequeña niña,
que vivía en un reino de fantasía...
Con dragones y hadas crecía feliz,
con demonios y ángeles aprendía a vivir,
en un mundo con todo, real o irreal,
viviendo, aprendiendo, jugando,
disfrutando se la veía siempre sonreír...

En aquel tiempo de alegría,
allí estaba ella disfrutando de su vida,
oh pequeña niña que vives allí,
dónde esta la razón de tu fantasía,
di por qué cantas, por qué ríes, por qué lloras,
por qué miras al mundo y le sonríes con picardía...

Oh, pequeña niña que no conoce el tiempo,
cada día cada noche no tienen fin ni comienzo,
Oh niña sin tiempo que no conoce el clima,
no importa si esta lloviendo, con una sonrisa
cantas pidiendo que salga el sol
de una manera divertida,
con esos amigos que solo tu puedes ver,
allí siempre jugando a que eres princesa,
a que eres una guerrera, a que eres una vampiresa,
tantas cosas has sido, tanta cosas eres,
una mezcla eterna de todo lo que haz conocido...
y allí sonriendo miras al cielo diciéndole "algún día te abrazare"...

y la nubes se vuelven grises, los arboles se marchitan,
los cristales se quiebran y las luz se oscurece,
el mundo de fantasía se queda vació,
todo lo que había se desvanece en la nada...

y mirando al cielo te encuentras llorando sin una sonrisa,
con tus ojos llenos de lágrimas, preguntando a la nada "qué hiciste mal"...
todo lo que aprendiste, todo lo que viviste,
todo lo que creciste, irreal o real, lo que jugaste y disfrutaste,
oh pequeña niña dónde esta esa razón que me enseñabas
con tu sonrisa, esa calidez, esa fantasía, ese infinito de alegrías

Y el tiempo comienza a correr, y el clima se hace notar,
y las canciones de hermosas voces que entonabas se comenzaron a quebrar
y ya  no puedes hacer nada, solo sentarte tras un halo de oscuridad,
y de a poco y nada te encuentras en una caja de cristal,
que te permite ver todo pero no les permite ver nada

Y allí aparece una vez más la fantasía que supiste crear
después de tantas estaciones la vuelves a imaginar...
Oh pequeña niña que usa esa fantasía para crear
una sombra de colores, para que te vuelvan a mirar,
y ahora te ven, y ahora te saludan,
conoces seres que jamas conocías
y esa sombra va creciendo, creciendo tanto que...

Abres los ojos, "dónde estoy? Oh ya recuerdo" y los vuelves a cerrar

Mirando a tu alrededor, no ves nada,
y en un espejo los ves todo,
tristemente comienzas a cantar
con esa voz bella que ya no tenías

""Sombra de colores, de infinitos colores,
que una vez de niña te cree de la nada,
estaba tan sola, estaba tan perdida,
que sin saber yo que hacer, me hiciste compañía,
siempre te seguí como si fuera tu sombra,
deberes y mentiras, leyes de fantasía,
reglas no escritas que no existían, tú me las decías,
de la nada salían, y yo las cumplía...
Sombra de colores, de infinitos colores,
claros y oscuros, vivos y sin vida,
la nada y el todo en sincronía, ya en este momento,
es la hora de dormir y la hora de despertar.
Dime "buenas noches" y te diré "buenos días".
Y de mi pesadilla eterna me despertaré hoy...
Ya no será como antes, ya no será como ahora,
ya no crearé mundos ni deberes de mentira,
no reforzare el cristal pero tampoco lo romperé,
simplemente sin pensarlo, lo atravesare,
como si nunca hubiera estado,
y me mostrare ante ese mundo
donde supuestamente crecí.

Los colores se anulan y aparecen figuras,
las sonrisas resaltan, los abrazos se sienten,
a los corazón le salen alas y vuelan alegres,
triste fantasía, que comenzó de niña,
se muestra sonriente deseando alegría.

El cuento termina y la vida continúa,
la niña no se desvanece
pero una jovencita aparece.

0 comentarios:

Publicar un comentario