miércoles, 1 de febrero de 2012

Pedazos

La mala suerte le acompañó
 y la bendición siempre le protegió.
Con un pasado contradictorio,
un presente huyendo de lo igual.
Necesitado de amor y temeroso,
se cree malo por siquiera desearlo.

El tiempo se hace aleatorio
al esperar entre el temor un final,
ya sea de luz u oscuridad.
El tiempo se hace indefinido,
pero cada minuto que pasa
se lleva consigo el interés
de lo que una vez amó.

El tiempo se lleva todo,
cada uno de sus recuerdos se lleva.
Sean despreciables y adorados.
lentamente los va olvidando,
cada sentir y placer va desechando.
Esperando ya no sentir nada
 y ya no poseer tanto.
Corregido el 24/05/2016.

0 comentarios:

Publicar un comentario