martes, 28 de agosto de 2012

Un perdido príncipe

Me siento un príncipe perdido en las tinieblas, 
buscando un camino para regresar
a ese ahora lejano reino al que jamás volverá...
Vagando en la oscuridad, observa sin esperanza
el mundo triste y solemne en el que está...
Sin nada, solo y vacío...
Como un muñeco de porcelana sin completar...
Tirando su corona a las sombras
y corriendo sin parar, 
hasta el final del mundo él ha de llegar...
Parado frente a un abismo con esperanzas de volar,
da un paso hacía delante con un largo pestañear...
He allí un luminoso mundo lleno de una calidez inmortal, 
que, como dándole la bienvenida, su rostro ilumina...
Siguiendo un sencillo camino de piedras
a un castillo ha de llegar...
Donde un reino de luz lo invita a vivir una vez más...
por Gisela Brito

0 comentarios:

Publicar un comentario