viernes, 29 de noviembre de 2013

Hola

"Hola"
Hace tanto no oía una voz que no fuese la propia, que voltee rápidamente hacía donde provenía.
Tantos años viviendo en soledad, en un inmenso océano vacío, los días pasaban rápido mientras dormía la mitad de ellos, y las bellas noches eran tan largas que no cansaban más. Del día y la noche, yo terminé amando la noche, cada vez que la luz de las estrellas traspasaban cada gota para iluminar de manera hermosa el inmenso océano, me enamoraba más y más de ese paisaje que solo yo tenía el privilegio de contemplar. Pero no recuerdo cuándo fue que mi dormir se extendía cada vez más, tanto tiempo sin nadie más se volvió vacío, como si fuera perdiendo lo que una vez fui y lo que podría llegar a ser.
"Hola"
En el momento que oí su dulce y amable voz, no pude no voltear con una gran sonrisa y ojos brillantes. El día que le conocí, fue como encontrar una aguja en un pajar, inimaginable e irreal para mi, pero allí estabas mirándome fijamente con una sonrisa. Debería de creer que me inundaba la locura, al tirarme hacía su cuello para abrazarle sin ni siquiera saber quién era, pero solo me regresó mi abrazo con el doble de fuerza.
"Está bien, yo estoy aquí"
Esas palabras pronunciadas tan dulcemente, explotaron en mi ser y un sentimiento que jamás había sentido me inundaba por completo, me sentí de una forma tan extraña que no podía controlar mis emociones, fue como si se hubiera abierto una canilla dentro de mi. Ese día lloré, ese día reí, y entre tantas emociones, ese día por segunda vez, nací.
Pen n Paper by angelishiEscrito por G.V.B (Bleiÿ)

jueves, 24 de octubre de 2013

jueves, 10 de octubre de 2013

Años de Amistad

maco © Ilustración
Cuando me detengo a pensar cuántos años llevan estos sentimientos dentro de mi, que con el pasar del tiempo han sido transformados en algo diferente a lo que en un principio eran, no puedo pensar en sentir así por nadie más... Como si nos conociéramos desde mucho antes de la primera vez que nos saludamos y nos sentamos a charlar en esa vieja plaza, antes de ponernos un nombre, nos comportábamos como eramos realmente sin temor al qué dirá el otro, actuábamos sin temor al qué dirá el mundo de nosotros. Juntos podíamos hacer lo que quisiéramos con valentía y sin una sola gota de miedo, a veces los nervios fluían pero al recordar que estábamos juntos el nervio se transformaba en una enorme emoción.
Hace tantos años que nos conocemos, que aunque no sé cómo me verán, yo los miró y pienso en ese hermano que no pudo nacer, crecer y conocerlos. Y mientras ahora comenzamos a tomar rumbos diferentes, nuestras vidas no se separan como algunas vez con miedo pensé y con está alegría de tenerlos a mi lado, hoy puedo volver una vez más a esa nostálgica y vieja plaza, donde nos conocimos por primera vez, a reunirme con ellos para llenarnos de valentía y comenzar a escribir un nuevo recuerdo inolvidable.

 Escrito por Gisela Bleiÿa.

jueves, 3 de octubre de 2013

Luz en la Oscuridad

Desde mi abrir de ojos, no he visto nada... Un enorme vacío me ha rodeado desde el comienzo de mis memorias y aún no comprendo cómo puedo seguir esperando a que suceda algo que lo cambie todo, algo que cambie mi mundo, mis esperanzas no se desvanecen y continúan incrementando...
El caminar día a día es sofocante y temeroso, a veces siento algo rozar mi piel, pero al voltear y extender mis brazos, no percibo nada, solo el vacío que me rodea. Muchas veces el miedo me inunda y termino sintiendo dolor por ello, mi ser se siente herido, siento algo líquido recorrer mis brazos caídos hasta mis manos, siento gotas chocar contra la nada por la que camino...
Hay días en los que caminar es cansador y termino por cerrar mis ojos, pero a veces me da miedo cerrarlos... Recuerdos que nunca existieron rebalsan en mi mente, recuerdos que no sé dónde conseguí, tristes y alegres, dolorosos y cálidos recuerdos que me hieren por dentro, como si fueran reales. Siempre abro los ojos de inmediato, recordar cosas inexistentes me lástima y recordar cómo llegué aquí es incluso peor, porque aunque me esfuerce no hay memorias sobre ello; en un simple momento, ya me encontraba en el medio de la nada, vagando por un tenebroso y ancho camino sin fin. Hay veces en las que veo pequeñas y solitarias luces a lo lejos, pero trato de no acercarme, por si me termino desvaneciendo... De esas pequeñas luces, algunas aumentan en tamaño a medida que se me acercan y otras quedan pequeñas o desaparecen....
Cerré mis ojos un momento, ahora me inunda un enorme miedo, un destello de luz está frente a mi, y agarra fuerte mi mano, quiero huir, pero algo en mi dice que la siga y me termino dejando guiar en la oscuridad por esa sencilla y cálida luz. Caminamos mucho, hasta llegar a una pequeña puerta que apenas se ve en la oscuridad, puedo decir que sino fuese por ese pequeño destello, no la podría ver... Al estar lo suficientemente cerca como para tocar la puerta, está se abrió y sentí algo empujarme suavemente hacía ella, como diciendo que tome una decisión. Con nervios y una gran vergüenza inexplicable, cerré mis ojos y di un largo paso para traspasar esa pequeña y sencilla puerta que se cerró detrás de mi... Sentí cómo alguien acarició mis rostro y tomando mi mano me llevo con mis ojos cerrados por un camino, a medida que caminábamos, abrí mis ojos despacio, era tanta la luz que había en ese sitio que mis ojos acostumbrados a las tinieblas me molestaban un poco; cuando pude abrirlos bien, pude contemplar un increíble paisaje lleno de vida, esperanzas y amor...
Ya han pasado años desde el momento que llegué a este bello lugar y en este tiempo me he llenado de sabiduría, valentía, amor y más; en esté día, volveré a cruzar esa puerta por la que entré, que al principio creí jamás me animaría a volver a traspasar sin temor. Después de cruzar la puerta, los nervios y la emoción me llenaron, pues ahora era mi turno para hacer lo que a mi me habían hecho, llevar a alguien de la oscuridad a encontrar la puerta que le llevaría a la luz, de la nada a la vida. Y comienza mi recorrido siendo luz en la oscuridad.
Escrito por Gisela Bleiÿa.

viernes, 27 de septiembre de 2013

Esperanza

Koto Koto © Ilustración
Corriendo en la nada,
huyendo del vacío
que cada vez va llenando más el lugar
como un océano vertiéndose en un balde...
¿A dónde correr? ¿A dónde escapar?
En la nada escapando del vacío,
con dolores persistentes
y heridas que no cierran más,
corriendo sin frenar,
porque al detenerse un momento
el vacío ganará el lugar...
Corriendo sin esperanza
de lo que terminará por pasar...
Terminar cayendo en la oscuridad...
Y el vacío llega una vez más,
sin remedios que se puedan ver sin buscar...
Y sin esperanza,
al vacío dejando ganar,
una bella luz aparece en la oscuridad.
Tan pura y bella luz,
llena de esperanza vagando entre las tinieblas...
Me contagia con su alegría
y me ayuda a continuar...
Confiando y creyendo,
siendo lleno de esperanza,
el vacío es derrotado por algo que ocupa lugar,
la oscuridad es iluminada por una luz con esperanza
que no deja de llenar...

viernes, 20 de septiembre de 2013

Amor

Bleiÿ © Ilustración
Amor, perfecto amor, que es buscado por todos y hallado por algunos...
Todos nacen buscando amor y muchos mueren sin haberlo encontrado...
Yo aquí, el día de hoy, te expreso desde lo más profundo de mi corazón lo que he hallado tras tanta búsqueda y deseando ser compartido, sale a través de mis manos para transformarse en letras para que tú, desconocido, leas...
Sin conocer el verdadero amor sin buscar un perfecto amor nací con amor y comencé a crecer con amor, pero ese amor se volvió invisible para mí, y buscando en corazones equivocados, erré...
Erré tantas veces en mi búsqueda, que mi corazón comenzó a sentirlo, a vivirlo, a herirse, hasta quedar vacío, quedó tan vacío como la nada, pero aún así, continuaba buscando Amor...
Volviendo a caer en un amor, miró un corazón lleno de amor deseando ser como esté, se sintió impuro y creyendo no merecer ser lleno de un puro y perfecto amor miró a otro corazón, lleno de un impuro amor, que solo lo llevaría a donde no quería llegar...
Pero su mirada fue movida, por ese corazón lleno de amor hacía la fuente que buscaba, donde emana lo que ella deseaba...
Con emoción y vergüenza, se acercó a la fuente y allí no solo fue llena de un perfecto y puro amor sino también pudo sanar sus heridas y bendición cayó sobre ella, ya no sintió sed de amor, sintió hambre de amor...
Y hoy con mi corazón lleno puedo contarte lo feliz que estoy, y puedo decirte que no te rindas en buscar el verdadero amor pero no te lo confundas con el amor que pasa tan rápido con la vida de mosca... Yo muchas veces me sentí sola, a pesar de no estarlo, terminé buscando el amor equivocado, pero puedo decir que si no me hubiese cruzado con el corazón lleno de amor que me encontré, Dios me hubiera llevado encontrarme con otro, con tal de que llegué a Él, la fuente del verdadero y más puro amor...
Tal vez algunos se sientan tocados, pero yo solo expreso lo que hay en mi corazón, porque el día de hoy puedo responder esa pregunta que me he hecho tantas veces en el pasado... ¿Qué es el amor?
“El Amor es sufrido, es benigno; el Amor no tiene envidia, el Amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El Amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará”. 1 Corintios 13: 4-8.
Y yo ahora pienso, tantas heridas ha llegado a tener mi corazón, pero yo se lo entrego a Dios, porque el lo cuidará, sanará y por él yo Amaré...
Ama, Jesús te Ama *A*Y
Escrito por Gisela Bleiÿa.

lunes, 10 de junio de 2013

Pensando en el fin...

Fue un amor a primer vista, en el momento en el que nuestros ojos se cruzaron, nuestras almas se conectaron...
En ese vasto paisaje verde con una tonalidad anaranjada por el atardecer, nos conocimos...
Pero nuestro amor no podía ser... Él estaba atado a alguien más, a pesar de no ser nada, una relación sin título, no eran amigos, novios, amantes, pareja, no estaban casados, no eran nada, pero él tenía la obligación de permanecer junto a ella... Ella no sentía nada hacía él, y él nada hacia ella, solo su sangre los relacionaba, permitía que sus vidas se cruzaran. Él había nacido para cuidarla, protegerla hasta en su muerte, vivir junto a ella, verla armar una familia, verla feliz junto a esta por años, hasta que se quebró con la muerte de su marido, quedando con su único hijo...

Y aquí estoy yo... En esta iglesia de piedra con un agujero de acantilado atravesándola, una caída libre al mar. Momentos antes, el hijo de esa mujer había tropezado mientras corría y caído en el acantilado, ella histérica corrió hacía allí para seguir el mismo destino de su amado hijo... Pero él... Él corrió detrás de ella...
Y aquí estoy yo, sosteniendo fuertemente la mano de mi amado que sostiene la mano de ella... "¡No te soltaré jamás, así que, por favor, no lo hagas!" le decía gritando. Más él solo me observaba con una mirada triste y una tenue sonrisa. Entonces, esa mujer perdida en la nada se soltó y él...

la siguió...
Varios años después, continúo trayendo flores a este lugar, ahora acompañada por mi joven hijo que lleva su nombre...
la observó caer... Y con la fuerza que me quedaba lo logré levantar nuevamente. Él con una mirada perdida me miró sin saber qué decir, mientras yo lloraba como una niña a la que le quitaban lo más preciado.... "Libre... ¿Soy libre?" me preguntaba con sus ojos lagrimeando y una mirada perdida en el horizonte... "Sí", le dije entre sollozos. Él me abrazó fuertemente y yo también le abracé.
A partir de ese día ambos fuimos libres de amarnos, de crecer y seguir adelante, celebramos nuestro casamiento y tuvimos dos hijos y una hija, vivimos felizmente hasta el último día que pasamos juntos, tuvimos una larga vida prospera juntos...
Un sueño extraño pensé al despertar, pero me pregunto, ¿cuál será el verdadero final?
Escrito por Gisela Bleiÿa.

viernes, 31 de mayo de 2013

Animate



Bleiÿ © Ilustración
Aunque sientas dolor y ganas de llorar, 
quieras tirar la toalla y encerrarte de los demás, 
creas que nada tienes que hacer acá...
No te rindas con este mundo pasajero
porque si te rindes y acostumbras a tu actual,
el dolor se hará notar cada vez más...
Aunque creas ser invisible para los demás, 
siempre estará alguien vigilando tu andar, 
cuidándote sin que lo creas capaz...
Cuando quieras tu alma y mente vaciar 
con lágrimas y gritos al mundo dar, 
piensa en lo siguiente que harás...
¿Te quedarás sentada viendo este mundo pasar
mientras parece burlarse de tu andar, 
o de pie te pondrás y continuaras?

Mientras uno mismo se sienta una piedra,
creerá que nada más sentirá, 
pues te digo hoy, que 
una piedra se puede transformar en pan, 
un cálido pan que dará luz a alguien más...
Y si cuando ese pasado que solo ha de molestar
ante ti se vuelva a presentar,
ignóralo y avanzando continua sin dar marcha atrás...
Y si te sientes sola, 
como si en un eterno vacío flotaras, 
como si nada pudieras en este mundo ganar,
piensa en Él que te cuida, 
cree en Él y lo que le pidas te lo dará...
Y si alguien te ha dicho fracaso, 
hoy te digo, un proyecto eres tú, 
un gran proyecto en construcción.
por Gisela Brito

martes, 15 de enero de 2013

Su amor...


Pixiv Id 1516954 © Ilustración
De pie, no veo nada,
siento el frío piso en mis pies,
en mi alrededor, no siento nada...
Sintiendo cómo caigo...
En un momento que me lleva a la oscuridad,
Él siempre aparece y me lleva a la luz,
con un simple abrazo, a su cálida luz...
Y allí, con alegría,
solo sintiendo su presencia,
pienso, una y otra vez,
"solo necesito su amor
para estar bien..."

por Gisela Brito

miércoles, 9 de enero de 2013

Despertar...


Lo que yo quiero, lo que otros quieren;
lo que deseo,lo que otros desean;
Pixiv Id 1516954 © Ilustración
miré hacia abajo, y estaba lo que no quería;
miré al frente, nada había;
di un vistazo hacía arriba,
y desde allí me veía...
Observándome desde tan alto,
imposible lo creía...
Busqué equivalentes,
que jamás se le compararían...
En la nada le oí decir,
"ven a mí"...
Pero temerosa, me escondí...
Queriendo, deseando,
rompí mi corazón;
más Él desde lo alto y sin tocarme,
me lo arregló, me lo sanó...
Ahora, en la nada caminando,
con una estrella de guía,
comienzo a ver lo que a mi alrededor habita...
Lo que Él me envío y yo antes no veía...
Abrí lo ojos y cerca se veía...
por Gisela Brito

lunes, 7 de enero de 2013

Dios en mí


Vació,
un vació que comienza a ser llenado...
Poco a poco, gota a gota,
se va inundando...
Lentamente,
el dolor y el miedo se van alejando...
Quién el vacío hizo, buscó,
y buscando encontró
la manera de ser llenado...
Poco a poco,
cada vez más rápido,
pequeño se va haciendo,
el vacío se va llenando...

Un amor puro lo va transformando...
En alguien mejor se va convirtiendo...
por Gisela Brito