sábado, 1 de febrero de 2014

Risa

El día que salté, se oían risas a lo lejos, una fiesta, una burla hacía mi salto, de la emoción, de alegría, tantas razones podrían dar comienzo a la risa, a carcajadas y algunas sonrisas tímidas que no se permiten reír a lo sinvergüenza... El viento movía mi cabello, haciendo que sintiera que estaba bajo el agua, nadando y contemplando el fondo de un río o una pileta, el sol me deba cachetadas haciendo mi piel más rojiza de lo normal, pero seguridad no me faltaba para emprender vuelo desde tan alto, para caer y que esa persona comprendiera lo que en verdad he sentido desde hacía años, hasta aquí alguien podría pensar lo peor, pero para mi, esto es mi forma de expresar las cosas... Y en medio de mi propia risa salté.

Díganme, quién no le gustaría demostrar confianza hacia quien ama, saltando a sus brazos...

4 comentarios:

  1. Es muy hermoso!, me gusta la manera de escribir que utilizaste aqui! y la verdad quien no querría eso *-*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario y opinión, Mizuki *_*~ jej
      Me alegra mucho te haya gustado tanto el relato como la narración =D
      Saludos °3°~

      Eliminar
  2. que lindo...
    yo espero que llegue ese momento
    pero el tiempo de Dios es perfecto
    saluditos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que tierna eres *O* Y sí, el tiempo de Dios es perfecto >w<

      Eliminar