martes, 23 de diciembre de 2014

Dear Diary ✎ #5

Para más información acerca de la iniciativa, haz click en el banner.

Hola, hace mucho que no compartía un nuevo Dear Diary y en esta ocasión les traigo el quinto personaje presentado en la iniciativa, que me tuvo detenida mucho tiempo con la esta. Eso de tener muchas ideas e historias para un solo personaje está bueno, pero a la hora de elegir una de entre tantas, se me complicó con este personaje, pero espero lo disfruten y compartan su opinión al respecto.

Personaje de Dear Diary n°5
❝ Ciudad. Hora pico. Hombre de 30 años vestido con traje,
corriendo por la calle abriéndose paso entre la gente.❞
Querido Diario:
Aún no comprendo lo que ha estado sucediendo conmigo, a pesar de que todo lo que escribo en ti no desaparece, el día sigue sin moverse y todo se sigue repitiendo. Aunque cambie algo, los días siguientes han sido el mismo una y otra vez, no sé por qué me pasa esto pero sé que me volveré loco si continúo así. Mi mente no deja de pensar en todo momento... ¿Por qué me pasa eso? ¿Cómo saldré de esto? ¿Qué haré? Y miles de preguntas sin respuestas correctas aparecen.

Algo fue diferente hoy a partir del medio día. La ciudad estaba llena de gente por todos lados, los autos se movían lento por la calle, lo típico de la hora pico en plena ciudad. Hoy había escogido un traje azul que sólo había utilizado una vez, en el casamiento de un amigo, y me veía diferente, más joven de lo que era, no parecía haber llegado a los 30 años aún y cuando me di cuenta, estaba corriendo, abriéndome paso entre la gente que iba y venía por la peatonal, que me devolvían insultos, gritos y caras de sorpresa. Me movía rápido hacia un objeto que siempre veía, pero no hacía nada al respecto con lo que le sucedería, un objeto que resaltaba entre la multitud y los edificios, un brillante globo rojo que estaba a punto de ser soltado para elevarse y perderse en el cielo celeste sin nubes. Siempre lo había visto alejarse hasta ser solo un minúsculo punto rojo en el  inmenso celeste del cielo, sin ser capaz de moverme. Ahora corría como jamás lo había hecho y en el momento en que el globo fue soltado, salté hacía éste y lo agarré, cayendo al suelo. Al levantar mi mirada, el cielo era de un color azul oscuro y las estrellas acompañaban los faroles con su brillo.

Ahora me encuentro en casa, el globo está atado a una silla y puedo ver por la ventana nubes, una tormenta acercándose. Creo que el tiempo regreso a la normalidad o lo empeoré todo... Jaja. Aunque no tengo planeado dormir en toda la noche, quiero ver un nuevo amanecer y espero sea de un nuevo real día.

Mañana te escribiré cómo me fue. Hasta entonces.


Vintage Typewriter Avatar by Kezzi-Rose

0 comentarios:

Publicar un comentario