viernes, 27 de noviembre de 2015

A través de la ventana

Créditos | Fuente: We♥ItManchas bailan a través de mis parpados cerrados. Un zumbido ruge viajando dentro de mis oídos, haciéndome acordar los días de veranos lejanos que parecen no querer volver jamas. Una lagrima se balancea intentando huir de mis ojos y el amanecer brilla transparente a través de la ventana. Aunque la habitación no esta completamente en tinieblas, el ligero resplandor que intenta traspasar las cortinas blancas es tranquilizador. El insomnio aún se mueve por cada músculo de mi cuerpo agotado pero deseoso de moverse, haciéndome sentir mi rostro cansado y ojeroso. El dolor de mis manos, el calor de mi cuerpo que no soporta el contacto con el acolchado y la molestia de mi estómago aumentan el hambre y las ganas de cerrar los ojos. Pero no puedo hacer más que contemplar el color del techo por la luz que alcanza a entrar por la ventana.


Es reconfortante el oír a las aves despertando el día con sus cantos de soprano, provocando añorar mi verdadera voz que ahora duerme entre cuerdas y mucosidad. Si pudiera quitar de mi el miedo, el dolor y cada desagradable sentimiento, ¿quitaría también todo lo bueno? Si pudiera salir volando por la ventana al canto del mañana, ¿podría traspasarla sin perder lo que amara? ¿O dejaría atrás la humanidad de sentir para ser un cascarón vació más? Si tan solo tuviera las fuerzas para moverme  un poco más, abriría paso al aire fresco del exterior. Si tan solo pudiera llorar, sacaría todo de mi para poder colocarlo en orden una vez más. No sé en qué momento cerré mis ojos, no sé si me dormí, pues solo perduró consciente la sensación de haber divagado entre mis pensamientos demasiado y la luz del sol amanecido a través de la ventana.

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Dear Diary ✎ # 11

¡Hola! El día de hoy quiero compartir con ustedes la última entrada de Dear Diary, la cual disfruté mucho al experimentar con tan diferentes historias y personajes. Se siente lindo completar algo en lo que he invertido tiempo y energía, pues aunque me uní tarde a la iniciativa y ésta cerró hace bastante, siento que he aprendido al hacerla completa (jeje).  ¡Disfruten!
Para más información acerca de la iniciativa,
consulta la sección en el blog o la entrada original.
❝ Perro pequeño y muy peludo mirando hacia la puerta de salida. ❞
Querido Diario:

No sabía cómo había llegado al hogar en el que ahora vivía feliz y jamás lo sabría. Jamás conocería la razón que provocó que llegara a esta casa de manera tan aterradora. Las primeras noches no podía dormir hasta que el cansancio me vencía, para que a los minutos despertara desorientado. Asustado corría por todo el lugar huyendo de las cajas que me perseguían dejando un rastro de mis largos pelos por el suelo. Corría y corría hasta chocar con la criatura que me protegía, quien recogía mi pequeño ser para calmarme con caricias. Muchos soles pasaron hasta que disfruté al máximo cada momento entre juegos y comidas. Aunque siempre tendría presente que la puerta por la que había entrado, y ahora la veía sentado, se había transformado en una salida que solo cruzaría para pasear e ir al baño.
Créditos = Freepik
Agradezco a Ma. Catalina Jimenez de Wonderwall Palace por idear tan hermosa iniciativa.

sábado, 14 de noviembre de 2015

Cuéntame tu historia #5

Para más información acerca de la iniciativa,
consulta la sección en el blog o la entrada original.

❝ Robot que no entiende los sentimientos humanos y a los humanos en general. ❞

Mi primer recuerdo es el rostro de mi 'madre' desbordando felicidad por mi creación, sentimiento incomprensible para mi sofisticado cerebro positrónico. Por años me dediqué a estudiar todo acerca del ser humano, para ser un profesional en ello y ser capaz de ayudarlos. Aunque he aprendido todo acerca de los lenguajes, ideologías, acciones y composición conocidos y creados por el Hombre, jamás he logrado conocer lo que realmente son los sentimientos. Ese hecho fue el causante de mi primer chispa.

FIN

jueves, 12 de noviembre de 2015

domingo, 8 de noviembre de 2015

Dear Diary ✎ # 10

¡Hola, gente sigilosa!
Les traigo una nueva entrada de esta iniciativa que comencé hará por el año pasado (sí, super lenta con estas cosas) pero impresionantemente está llegando a su fin, pues falta un diario más nomas... Así que mientras comienzo a ver qué será de mi con ese último diario, disfruten de éste nuevo personaje, que me ha hecho pensar un poco de los viajes a los que nos llevaba mi padre cuando era pequeña (jej).
Para más información acerca de la iniciativa,
consulta la sección en el blog o la entrada original.
❝ El cielo azul esta adornado por un sol inmenso, brillante y reconfortante. Un muchacho corre por un camino de arena, levantando polvo, con una rama en la mano, hasta que llega a un río. ❞
Querido Diario:

Hace días que he estado soñando con mi infancia, sin comprender si era por los problemas que habían surgido con mi esposa, por mi trabajo o por los que les colocan a mis hijos en la escuela, todos acumulándose en casa. Pero la cosa era que había recordado un día en especial de mi infancia, uno de muchos pues tuve una buena infancia sin importar cómo fueron las siguientes etapas de mi vida.

Había sido un extraordinario día con un sol caliente, brillante y agradable, sin nubes que lo escondieran y con un aire no demasiado fresco pero tampoco caliente. Acababa de cumplir 8 años y era un viaje especial para mí, pues habían pasado varios años desde que habíamos hecho un viaje en familia al río en las sierras. La última vez que habíamos ido era tan pequeño que casi no recordaba nada y ya podía correr por todos lados sin los gritos de terror de mi madre, siempre cuidadosa de un posible peligro, diciendo que no fuera por allí o que no me metiera por otro lado.

En la mañana de ese día había decidido jugar con mi hermanito, así que apenas bajamos del coche, nos sacamos la ropa que luego deberíamos ponernos de nuevo, simplemente quedando en bermudas. No le dimos mucha atención a nuestro padre cerrando las ventanas del auto y a mamá sacando nuestros juguetes de playa, toallas y la nevera de este. Corrimos por el camino de arena con nuestros pies descalzos en dirección al río, dejando un rastro de polvo por detrás y quemándonos un poco los pies por lo tibio que estaba el suelo. Deteniéndonos a mitad de camino al encontrar un rama perfecta, hice una pose de guerrero y blandí mi recién adquirida espada de madera. Marché lo que nos quedaba de camino hasta el río entre gritos y risas, con mi hermanito imitándome por detrás con los brazos en alto.

Aún no habíamos llegado al borde del río y ya lo podía ver brillar por la luz solar, descubriendo su agua cristalina al dar un salto dentro para salpicar completamente a mi hermano. Siempre recordaría con gracia la impresionante cara de sorpresa que puso en ese momento, todo mojado y temblando por el aire que le traspasó. No podía evitar no reírme y aunque clavó una mirada de enojo sobre mi, terminó saltando al agua para reír conmigo. Disfrutamos juntos ese instante como una buena familia aprovechando de un hermoso día y creamos buenos recuerdos que guardaríamos siempre en nuestros corazones.

El simple hecho de soñar con días así y recordarlos tan vivos hizo surgir en mi el deseo de poder experimentar días como estos  o mucho mejores con mi propia familia. Por ello, entre mis pequeños tiempos libres en la oficina y un pequeño ahorro de mi parte, planeé cuidadosamente algo impresionante para unirnos más y poder demostrarles cuán importantes son para mi. Espero la suerte esté de nuestro lado en nuestras próximas vacaciones para que todo salga bien en el viaje a las sierras. También, intentaré mantenerte más al día a partir de ahora.

Hasta pronto.
Créditos a DonVago

jueves, 5 de noviembre de 2015

Dear Diary ✎ # 9

¡Hola, gente linda!
Después de unos días tranquilos, paso a compartir una nueva publicación para esta vieja iniciativa. Habiéndome colocado como meta completar todas las iniciativas a las que me he anotado, avanzo relajadamente entre los personajes, temas y palabras de estas. ¡Disfruten!
Para más información acerca de la iniciativa,
consulta la sección en el blog o la entrada original.
❝ Chica soñadora encerrada en una habitación de hospital. ❞
Querido Diario:

Cuántas cosas posees que nadie aún ha descubierto, cosas que te he detallado cada día de mi milagrosa vida. Si tan solo alguien te encontrará arrojado entre la almohada y las sabanas de mi esponjosa cama de hospital, ¿podría acaso ser escuchada o moriría de la vergüenza?

 Entre cuatro paredes blancas estiraba mis brazos sintiendo el movimiento hasta mis manos llenas de miedo y temblor por lo que vendría. Con los días contados en las esquinas de las hojas, el mes había pasado y el verano se preparaba para rotar en un largo viaje a través del mundo solo para regresar e irse una vez más. Salía volando por la ventana cada noche apenas cerraba mis ojos y cruzaba, a saltos, al mundo de los sueños para correr lejos de los bloques de concreto de este congelado hospital. Aunque era cuando estaba consciente de mis ojos abiertos, observando el mundo que danzaba a través del cristal, que me percataba de cuán pequeña era mi vida y cuánto valor poseerían los golpes del sol y el viento en un cuerpo incompleto como el mío. Pero el día había llegado, el día de extender mis alas al cielo y volar hasta el infinito estaría aquí enseguida.

Cuando desperté en la mañana, con el estomago rugiendo de hambre y sin ningún otro dolor corporal, sabía que la cirugía y rehabilitación habían funcionado. Después de un mes de esperar por la sanación de mis heridas y de sentir como cada día un fantasma me perseguía, había incorporado en mi mente el milagro metálico para darme la libertad de caminar bajo el sol. Aún no puedo creer por todo lo que ha pasado mi familia por causa del accidente por el cual obtuve la perdida de media pierna. Ese trágico día de verano vi mis sueños y metas tirarse de lo más alto del cielo, despedazados y en dirección al cesto de la basura. Sino hubiera sido por lo que esta pequeña habitación atrajo hacia mi, jamás hubiera terminado de creer en el amor de familia y de la amistad, en el después de un suceso tan grande para mi cuerpo y mente. Fue en este lugar, limitado por una puerta que no permitía que el frío del hospital entrara, que mi familia y amigos se unieron a mi a través de pequeñas charlas y lecturas de extensas aventuras entre las comidas y los ejercicios. Lo que viví y lo que podía llegar a vivir me partía en dos, queriendo huir no lejos sino donde todos mis seres queridos estuviesen. Cuando mis padres entraron a la habitación, se les veía en sus ojos brillosos que estaban listos para llevarme a casa y no pude no sonreírles en respuesta, pensando en los milagros que estarían ocurriendo en ese frío hospital que me albergó durante tanto tiempo y en que esta ya no sería "mi" habitación.

Me pregunto cuántas cosas cargué en ti, querido diario, que nadie aún ha descubierto. Sentimientos de dolor, de esperanza y amor se hallaban instalados entre tus páginas. Si tan solo alguien te encontrará arrojado entre la almohada y las sabanas de esa esponjosa cama de hospital, ¿podría acaso ser escuchada o moriría de la vergüenza? ¿El amor permanecería o viajaría alrededor de quien perteneciera esa habitación?

Hasta algún día.
Ilustración de Clipartlogo