miércoles, 25 de noviembre de 2015

Dear Diary ✎ # 11

¡Hola! El día de hoy quiero compartir con ustedes la última entrada de Dear Diary, la cual disfruté mucho al experimentar con tan diferentes historias y personajes. Se siente lindo completar algo en lo que he invertido tiempo y energía, pues aunque me uní tarde a la iniciativa y ésta cerró hace bastante, siento que he aprendido al hacerla completa (jeje).  ¡Disfruten!
Para más información acerca de la iniciativa,
consulta la sección en el blog o la entrada original.
❝ Perro pequeño y muy peludo mirando hacia la puerta de salida. ❞
Querido Diario:

No sabía cómo había llegado al hogar en el que ahora vivía feliz y jamás lo sabría. Jamás conocería la razón que provocó que llegara a esta casa de manera tan aterradora. Las primeras noches no podía dormir hasta que el cansancio me vencía, para que a los minutos despertara desorientado. Asustado corría por todo el lugar huyendo de las cajas que me perseguían dejando un rastro de mis largos pelos por el suelo. Corría y corría hasta chocar con la criatura que me protegía, quien recogía mi pequeño ser para calmarme con caricias. Muchos soles pasaron hasta que disfruté al máximo cada momento entre juegos y comidas. Aunque siempre tendría presente que la puerta por la que había entrado, y ahora la veía sentado, se había transformado en una salida que solo cruzaría para pasear e ir al baño.
Créditos = Freepik
Agradezco a Ma. Catalina Jimenez de Wonderwall Palace por idear tan hermosa iniciativa.

0 comentarios:

Publicar un comentario