viernes, 15 de enero de 2016

Ventana I

Fuente: Pinterest.




Llega con un soplo helado sobre mi nuca, puedo sentirlo detrás de mi observando, silencioso y atento a mis movimientos. Volteo y allí está en el aire fresco que me atraviesa. El verano ha dejado rastros del gran sol que asomaba durante el día en el calor de las paredes de mi habitación y él observa como la luna que nada entre las copas de los árboles a través de mi ventana. Mis pies se sienten fríos por el agua invisible que llena la habitación y espero paciente de pie frente a sus ojos. ¿Cuánto esperarás para cruzar este mar?

2 comentarios: