lunes, 13 de junio de 2016

[Una palabra, una historia] Años

http://cafeconlecheyuntrozodenube.blogspot.com.ar/p/una-palabra-una-historia.html
Para más información acerca de la iniciativa,
consulta la sección en el blog o la entrada original.
¡Hola, preciosuras! 
Disculpen que no he sido de mucho diálogo a través de este blog, es un detalle que cambiaré poco a poco y espero me puedan ayudar con ello.
Como dice el título, hoy les traigo un relato para la iniciativa Una palabra, una historia. Hacía mucho tiempo que no publicaba sobre esta pero, aunque ya no está activa, me gusta mucho y deseo completar las palabras que me quedaban pendientes (jeje). 
¡Disfruten!
Años

Cuando despertó, sus ojos lucharon para no volver a cerrarse, para no caer otra vez en sueños que no recordaría. Se desperezó y se estiró hasta sentir un ligero dolor en sus piernas, un calambre estaba a punto de romper su pereza con una punzada atroz en su pierna derecha, por lo que decidió levantarse rápido de su cama y caminar. Vio por la ventana que ya había amanecido hacía largas horas y el sol estaba comenzando a despedirse entre un cielo celeste y dorado. Se dirigió al baño y tomó una breve ducha. Hacía días que no se duchaba y el agua caliente relajó cada músculo de su cuerpo. Se vistió con lo primero que encontró. Cubrió su cabello mojado con un gorro y salió de esa pequeña casa deteriorada donde había vivido experiencias inexplicables.

Cuando abrió sus ojos al exterior, dirigió su mirada al cielo que le cubría, los árboles danzaron a su alrededor y las aves mostraron una libertad que anheló cada día. Sintió como hubiese pasado eternos meses dentro de esa habitación, apenas se le había permitido ver por la ventana el  atardecer, cuando la luna ya se había adueñado del firmamento y nadie caminaba por esas oscuras y solitarias calles. Cuando bajó la mirada del cielo, vio una persona frente a él, con un traje de vestir gris con pinta de viejo, esperándolo para llevarlo a casa. Sonrió ante la persona que lo recogía y se dirigió al vehículo que estaba detrás de éste.

Al entrar ambos y ponerse en marcha el automóvil, no pudo evitar volver su mirada a esa pequeña casa que lo había tenido aislado durante tanto tiempo. Las personas que una vez llenaron ese lugar de risas, llantos y gritos ya no estarían, dejarían un vacío en él del tamaño de esa casa que lo había visto cambiar y desfigurar lo que una vez creyó ser. Una lágrima cruzó su rostro sonriente y volvió su mirada al frente, a la vida que le esperaba para continuarla desde donde se le había arrebatado. Esos meses jamás serían revelados en palabras pero el mundo los verían en cada acción y expresión de mi cara. 

FIN



4 comentarios:

  1. Me gusta como escribes :) tu blog es muy lindo, gracias por visitarme tambien, eres muy simpatica.
    Sigue asi tienes mucho potencial!
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alejandra, gracias por tu comentario.
      Que lindo que te guste el blog y lo que escribo.
      De nada, tú blog también es muy bonito :D
      ¡Abrazos!

      Eliminar
  2. ¡Que bonito! Me ha gustado mucho. Ha sido tan tierno y tan melancólico.
    Me ha gustado mucho. ¡Te seguiré leyendo! :D
    Cuídate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Kath, me alegra tu comentario y saber que te ha gustado.
      Nos leemos ;D

      Eliminar