domingo, 3 de diciembre de 2017

En el corazón verde de la ciudad


Vivo entre árboles, un poco de cemento e incontables nidos de aves. Los gatos, perros y pájaros cantando se oyen por todos lados. El viento, inquieto, siempre se pone a charlar entre los árboles, agitándolos y haciéndolos danzar. El sol cruza las ventanas curioso de saber lo que hay en mi interior y, sin temor, duermo siestas disfrutando de sus caricias y curiosidad. En las noches, la luna me observa desde detrás de los altos árboles, tímida y sin animarse a mirar dentro, mientras las estrellas se esfuerzan, valientes, intentando mirar a través de los huequitos entre las hojas. Las luces luchan por ver quién ilumina más y algunas hasta se creen mejores que el sol por su potencia y capacidad. La naturaleza me rodea y no puedo pensar en existir sin ella. ¿Qué sería de mi entre otras casas o altos edificios? Mejor aquí, entre altos y viejos árboles, junto a jóvenes arbustos llenos de flores. Aunque me quieran quitar de aquí y llevarme lejos, no habrá paraíso más bello que el que me vio envejecer y llegar a este punto. Así, en medio de la ciudad, en su corazón verde, vivo y radiante, disfruto días y noches llenos de paz.
Compartir:

2 comentarios:

  1. ¡Hola! ¡Qué precioso relato! La falta que nos hacen los espacios verdes, los pulmones de la ciudad y qué diferente que queda un ambiente cuando hay verde a su alrededor. Amo la ciudad, pero me gusta mucho la naturaleza también. Y es algo que se conserva poco en pos del progreso, pero qué lindo se siente cuando empiezan a reforestar o cuidar más las plantas <3 que con ello, toda la fauna vive mejor ¡Una maravilla!

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola guapa!
    Oiii que relato más bonito. Parece un lugar paradisíaco... me ha encantado, me ha trasladado a un lugar muy agradable y relajante.
    un abrazote

    ResponderEliminar