viernes, 1 de diciembre de 2017

,

Inktober #22: Sendero

Hace muchos años, cuando apenas había comenzado a aprender a escribir, vi desde la entrada del pueblo cómo una niña, de algunos años mayor que yo, se dirigía por el sendero hacía el bosque. Temeroso y sorprendido, por los cuentos de criaturas malignas que me habían contado, intenté correr hacía ella para detenerla, pero un brazo fornido me detuvo junto con un ceño fruncido. Conté durante años lo que había visto, pero esa linda chica jamás había aparecido. Hasta este día, que la contemplaba, como de niño, desde la entrada del pueblo. No había cambiado en nada y cualquiera diría que teníamos la misma edad, pero su sonrisa se veía más radiante que nunca mientras me invitaba a pasear y yo tomaba su mano. No veía nada más que su lindo rostro, no veía el sendero ni el bosque en el que nos adentrábamos y mucho menos veía cómo mi futuro estaba siendo devorado.
Compartir:

1 comentario:

  1. ¡Hola guapa!
    Me ha gustado mucho, al principio pensé una cosa y después era otra, pero ahora ya no sé que pensar. ¡Me ha encantado!
    Un besote

    ResponderEliminar