sábado, 17 de marzo de 2018

,

Inktober #23: Jugoso

Había jurado hacerla feliz desde la primera vez que se conocieron, hacía ya tantas vidas. Le había entregado su cuerpo, corazón y alma confiando en el amor que unía y ataba sus almas. No había día que soñara con ella, ni noche que dejará de buscarla. No había criatura que podría hacer disminuir lo que sentía por ella ni hacer detener su andar. 

No podía ocultarle nada y mucho menos mentirle, porque ella siempre veía la verdad tras sus ojos vacíos de inmortalidad que se iluminaban con su mirada llena de vida y muerte. Aunque una vez más había descubierto su verdad, otra vez había regresado a sus brazos... Pero ahora se entregaba a sus deseos para dejarse devorar como jamás. Con su edad, aún se sorprendía como cada vida, cada época y los cambios que había presentado la humanidad la habían transformado sin perder su esencia. 

Esta vez estaba llena de magia y un amor tan expresivo que no quería volver a perderla una vez más. Ella se entregó a sus brazos mientras besos dejaban un rastro de deseo en su piel. Un deseo que compartían y querían inmortalizar. Un deseo peligroso que podría hacer romper su juramento. 

Sentía su sangre bajo la piel y no podía evitar morderse el labio al querer probar tal jugoso manjar. Ella estaba decidida pero no conocía lo que ese paso podría provocar. ¿Le traería verdadera felicidad? No, él lo sabía mejor que nadie. Así que con un tierno beso en la frente, se negó a una vida eterna a su lado para aceptar sufrir en soledad los años sin ella.
Compartir:

3 comentarios:

  1. ¡Hola! Me había ilusionado leyendo pensando que iban a terminar juntos para quedarme con el corazón roto :,D muy bonito y triste a la vez <3

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. ¡Oiii que bonito y triste!
    Me ha encantado.
    Un besito

    ResponderEliminar
  3. Por alguna razón me a llegado muy Ondo, muy bonito Bley, saludos

    ResponderEliminar