sábado, 12 de mayo de 2018

, ,

Enamorados IV

Si pudiera pedir tres deseos, tu nombre estaría en cada uno ellos.
Si pudiera volar como las aves del cielo, dejaría todo para tomar tus manos.
Si pudiera revivir algún momento, estaría allí donde nos entregamos a nuestros deseos.
Si pudiera gritar a los cuatro vientos, proclamaría todo el amor que por ti siento.
Si pudiera alguien robarme, se llevaría todo menos el corazón que no tengo.
Si pudieran chequearte, encontrarían dos corazones en tu cuerpo.
Compartir:

3 comentarios:

  1. ¡Hola! Me gustó mucho aunque me dejó un sabor raro eso de los dos corazones en el chequeo XD ¡UN abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Roxana, que bueno que te gustó y sí, el final en esa última oración es triste, tal vez por eso se te hace raro. Ya que usé la idea de que uno entrega el corazón a quien ama (intercambiando corazones cuando ambos se aman(?)). En este poema, concluye con un amor no correspondido. Por eso si lo chequean (le revisan) tendría dos corazones (el propio y el de ella).
      ¡Abrazos!

      Eliminar
  2. ¡Oiiiii! Que cosa más bonita.
    Me ha encantado, super bonito.
    Un saludote

    ResponderEliminar