Inktober #13: Repleto

Después de dos horas de hacer fila, al fin lograba entrar al estadio. Estaba repleto de gente por todos lados y, tras dar bastantes vueltas, logré encontrar un lugar vacío en la última fila. Me senté, completamente nervioso por las expectativas que tenía. De pronto, las luces se apagaron y las pantallas comenzaron el conteo regresivo. Diez. Nueve. Ocho. Mi corazón latía cada vez más fuerte y notaba la sonrisa que se formaba en mi rostro. Siete. Seis. Cinco. La gente gritaba con euforia los números mientras estiraba y flexionaba sus brazos hacia el cielo raso con pequeñas luces en sus manos. Cuatro. Tres. Dos. Uno. Una explosión de papelitos brillantes nos cubrió y la música comenzó a sonar a toda potencia. ¡Este sería el mejor concierto de mi vida!


«   Anterior   •   Indice   •   Siguiente   »

2 comentarios:

  1. ¡Que emoción! Me imagino la caída de los papelitos, que genial...
    un besito

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Qué nervios que debía tener al mirar todo eso ¡pero emocionante! Me gustó el suspenso para develar al final qué era.

    ¡Muy bueno!

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.